Aguascalientes, México, Viernes 31 de Octubre de 2014
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

El Parián, mucho más que un Centro Comercial

La historia del Parián tiene sus inicios hacia el año de 1827. (hidrocalidodigital)
23/02/2012 Con 182 años de historia escrita a lo largo de sus pasillos, de su plaza, dentro de sus locales y sobre las bancas colocadas a su alrededor, el Parián figura como uno de los grandes tesoros de nuestra entidad por ser el primer centro comercial que se construyó.
Convertido en una tradición y paseo obligado para quienes visitan el corazón de la ciudad, también representa y lo ha sido desde su creación, un punto estratégico para el comercio establecido.

SU CREACION

La historia del Parián tiene sus inicios hacia el año de 1827, cuando el Estado de Zacatecas, al que pertenecía Aguascalientes, autorizó para que se llevara a cabo la realización de una feria comercial que marcaba como período del 5 al 20 de noviembre, de tal manera que el jefe político de aquel entonces, José María Guzmán, dio paso a la construcción de este maravilloso espacio destinado exclusivamente para realizar actividades comerciales.
El terreno en el cual fue proyectada su construcción era propiedad de Rosalía Monroy, quien para el año 1806 vendió una parte al señor José Pablo de la Rosa y otra la donó para que se creara la plazuelita del templo de San Diego.
El señor De la Rosa, a su vez, donó al gobierno de la ciudad una porción del terreno pidiendo como condición que se creara una plaza pública, aunque luego se acordó la construcción del Centro Comercial El Parián.
A partir de 1830 el Parián comenzó a funcionar tal y como se había proyectado, aun cuando sus construción no había sido concluida y a partir de entonces el edificio fungió como sede de nuestra tradicional Feria sanmarqueña, la cual tuvo sus inicios como meramente mercantil, acompañada de pirotecnia, música y peleas de gallos.
Durante 20 años se llevó a cabo en las instalaciones del Parián, hasta que le fue asignada una nueva sede, el jardín de San Marcos, esto ya para el año de 1848.
Ese primer edificio del Parián fue protagonista de varios sucesos trágicos sin embargo el que lo marcó fue la incursión del célebre bandolero Juan Chávez, quien un mes de abril del año de 1863 irrumpió violentamente con sus secuaces en todos los locales, atacando y robando a los dueños de los mismos para finalmente incendiarlo, minimizándolo a cenizas.

NUEVO USO

Por supuesto que fue llevada a cabo una restauración del Parián, estando al frente del gobierno José María Chávez, quien hizo las debidas gestiones para allegarse recursos, los cuales escaseaban, y realizar el levantamiento de la plaza comercial.
Así, por años el Parián continuó con su actividad inicial, albergando en su interior el mercado de la fruta, de las flores y diversos tipos de comercio, siendo natural que su uso cotidiano, por ser el único espacio de ventas al público, terminara por arruinar la construcción, a pesar de que se le proporcionaba el debido mantenimiento, sin embargo su aspecto ya era viejo.
Por ello, el Ayuntamiento, al frente del cual estaba el ingeniero Luis Ortega Douglas, se abocó a restaurarlo, pues ya había un proyecto para crear otro moderno centro comercial, sin embargo para ello fue necesaria su demolición.
Cuatro años después quedó listo el inmueble, el 20 de noviembre de 1952, siendo inaugurado con bombos y platillos por el mismo Ortega Douglas durante una ceremonia muy relevante.

EL ACTUAL PARIAN

Con dicha arquitectura, el edificio tuvo una vida útil de poco más de tres décadas, al cabo de las cuales, alrededor del año 1983 se planeó un nuevo centro comercial con instalaciones modernas y mucho más funcionales, de acuerdo al modus vivendi de la población actual.
El inmueble actual consta de varios niveles que albergan diversos establecimientos de todo tipo de giros comerciales, además de tres amplios sótanos para estacionamiento, los cuales, en la actualidad y en horas pico, resultan verdaderamente insuficientes para el aforo de visitantes del Parián.
En su edificación fueron utilizados materiales de alto rendimiento y lucimiento como la famosa loza de Santa Julia, pisos de mármol y placas de cantera.
De alto sentido modernista, el Parián fue dotado de elevadores que conducen desde los estacionamientos hasta sus tres plantas, así como también escaleras eléctricas que conectan el interior del edificio.
El área de comidas y snaks es punto de encuentro tanto de estudiantes como de parejas de enamorados, y no se diga los domingos, cuando familias completas hacen su paseo por el centro citadino, van a misa, realizan compras y se quedan a comer ahí mismo.
Hoy por hoy, el Centro Comercial El Parián es una tradición que forma parte de la historia de nuestro Aguascalientes.
BRENDA ZUÑIGA ACOSTA
hidrocalidodigital