Aguascalientes, México, Jueves 13 de Diciembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Mural: “Aguascalientes en la Historia”

Todos los días este trabajo de Osvaldo Barra Cunningham es apreciado por decenas de HIDROCALIDOS y visitantes que curiosos acuden a vislumbrar su contenido y belleza. (hidrocalidodigital)
23/08/2012 En el Palacio de Gobierno, al fondo del segundo patio en la planta baja está plasmado el mural “Aguascalientes en la Historia”, obra del muralista Osvaldo Barra Cunningham.

HISTORIA

El edificio del Palacio de Gobierno fue construido en 1665 por iniciativa de Pedro Rincón Ortega, funcionando durante la época colonial como casa de la familia Rincón-Gallardo. En 1856 el Gobierno adquirió la finca y desde entonces se utiliza como sede del Poder Legislativo.
Para 1960, la víspera del cumplimiento del cincuentenario de la Convención de Aguascalientes, el gobernador en turno, Luis Ortega Douglas, quiso dejar plasmada nuestra historia en los muros de la imponente finca. Por lo que se convocó a concurso a los muralistas de entonces para que idearan el trabajo que resumiera artísticamente la Historia de la Entidad.

PROYECTO

Osvaldo Barra Cunningham fue elegido paa realizar una pintura que rescatara las costumbres, vida política, desarrollo económico e historia del Estado, sin olvidar un acontecimiento tan importante como el de la Soberana Convención Revolucionaria de 1914, otorgándosele al artista plena libertad para realizar una crítica franca y abierta, una característica personal del trabajo de Ortega Douglas.

MURAL

Es un trabajo realizado en pintura al fresco, con medidas aproximadas de ochenta metros cuadrados. Se encuentra en una pared que se halla dividida por tres arcadas terminadas con remates de cantera rosada en la parte superior. Esta singular característica le permitió a Barra Cunningham separar su magna obra en tres temas: la economía regional, la política y el desarrollo cultural.

DESCRIPCION

En la parte central es de mayor dimensión, de estilo propio del muralismo mexicano; la pintura está hecha con colores intensos y prácticamente no existe el elemento de perspectiva, los diversos personajes de la Historia Nacional aparecen representados con cierto dramatismo por el juego de claros y oscuros.
En la parte izquierda del mural se distingue a un grupo de mineros emergiendo del fondo de la tierra, entregando los metales a la nación; ahí se observa también a un grupo de españoles vestidos a la usanza francesa que se arrodillan en actitud de adoración a los metales preciosos. En el mismo cuadro, pero al fondo, se observa el perfil de Cerro del Muerto iluminado en el ocaso.
Otro aspecto es la figura de la Iglesia como representante de uno de los tres Poderes del Virreinato; aparece un Obispo tomando el té con unas damas bien vestidas, en el horizonte arriba también se aprecian en construcción los diferentes templos de la ciudad.
Miguel Hidalgo resalta en el mural por sus dimensiones y por la fuerza que le da el muralista el momento de pintarlo, sosteniendo en su mano izquierda una antorcha, símbolo de la libertad y de rechazo a la dependencia de España. También resalta José María Morelos y Pavón proclamando la libertad política y económica, para terminar el aspecto con la Convención Revolucionaria de 1914.

OTROS ASPECTOS
ENTRAÑABLES

El baile del general Santa Anna con Luisa Fernández Villa, esposa de Pedro García Rojas, que en 1835 era el jefe político de Aguascalientes, escena donde el primero aparece recibiendo el beso gracias al cual, según la leyenda, Aguascalientes fue separado de Zacatecas.
También están plasmados como importantes aspectos la invasión norteamericana, la presencia de Maximiliano y Carlota, Benito Juárez y las Leyes de Reforma, el inicio de la República Restaurada, Porfirio Díaz.
Concluyendo con varias escenas de la Revolución Mexicana: las huelgas de Cananea y Río Blanco, Madero con el Plan de San Luis, el teatro Morelos y los asistentes de la Soberana Convención Revolucionaria de 1914, donde aparecen Venustiano Carranza y una mujer mexicana sosteniendo la Constitución de 1917.
Para apreciar realmente la belleza y contenido de esta obra de arte es importante visitarla, sentir las texturas y adentrarse en la historia de los personajes que habitan en ella. La imagen campesina tiene una emoción especial, de ese hombre mexicano que sabe trabajar la tierra; observarlo es como mirarnos a nosotros mismos en la lucha constante por una vida mejor que continuamente todos buscamos. Orgullo es lo que despiertan estos rostros.
GLORIA DELGADO MUÑOZ
hidrocalidodigital