Aguascalientes, México, Jueves 13 de Diciembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Castillo Douglas

Verdaderamente bello es el Castillo Douglas. (hidrocalidodigital)
04/09/2013
El Castillo Douglas es todo un emblema de nuestro Estado, pues su construcción destaca de entre todas las casas y edificios que se encuentran aquí. Sus enormes torres y su material de piedra, además de la belleza arquitectónica, hacen que las personas que pasan por el lugar donde se encuentra detengan su paso sólo para admirarlo.

CONSTRUCCION

El Castillo Douglas es una construcción palaciega ubicada al Centro de nuestra ciudad de Aguascalientes, que antiguamente sirvió como residencia y posteriormente fue deshabitado.
Este extravagante y raro edificio se encuentra localizado en la calle Alejandro Vázquez del Mercado, a corta distancia del templo de San Antonio, hacia el oriente.
Según datos del Archivo Histórico Municipal, el Lic. Edmundo Ortega Douglas, descendiente de una acaudalada familia de origen escocés avecindada tiempo atrás en Aguascalientes, quiso construirse un castillo medieval. El proyecto lo realizó el arquitecto Federico E. Mariscal, entonces el mejor y más erudito del país, doctor de Bellas Artes y maestro emérito de la Escuela Nacional de Arquitectura. Sin embargo se le encargaron las obras de construcción a Refugio Reyes, quien no dejó de plasmar su huella. Se inició en 1923 y se concluyó tres años más tarde.
Fue capricho de su dueño edificar un castillo, con foso y puente levadizo. Una excentricidad totalmente fuera de contexto, pero llama poderosamente la atención de propios y extraños precisamente por eso. Tiene aspecto de fortaleza militar muy parecida a los castillos franceses de la época del feudalismo.
Su concepto espacial es hermético, separado del exterior por una muralla. Está construido totalmente de piedra, traída especialmente de San Luis Potosí. Los torrones esquinales son en forma de cono o como de aguja, la fachada es un muro con dos puertas, uno era de las cocheras y el otro la entrada principal a la sala, y sobre ésta el escudo de armas de la familia diseñado especialmente por el Lic. Ortega Douglas, en el que se lee en latín "Amore ne vanitate" ("Amor, no vanidad").
En la planta baja, en el recibidor, hermosos vitrales traídos de Venecia, que se observan desde el exterior, le dan realce a la casa que en sus mejores tiempos lucía esplendorosa en todos sus detalles. Aquí se celebraban memorables fiestas familiares. Tenía un hermoso lago artificial en el que nadaban cisnes, rodeado de amplios jardines y frondosos árboles.
El Castillo fue durante muchos años habitación de la familia Douglas. Es de tres niveles considerando el sótano. Se compone de sala, cocina, recámaras y una hermosa capilla doméstica que funcionó durante los años de persecución religiosa y que ahora está en desuso, al igual que la casa.

SU HISTORIA

Cada lugar importante tiene su historia y este Castillo no es la excepción, pues existen leyendas relacionadas a él, como "Amore ne vanitate".
Este relato también inicia en un castillo, cuyos dueños buscan un propósito digno para esta belleza arquitectónica, que encierra entre sus muros una historia de amor y tradiciones de una familia escocesa.
"Amore ne vanitate" ("Amor, no vanidad") es el emblema que se puede ver en la entrada del Castillo, el cual expresa la razón principal por la que Edmundo Ortega Douglas mandó construir esta fortaleza.
En la entrada se pueden distinguir las insignes armas de su dueño. El Castillo Douglas no es más que la prueba de su amor por Carmen Llaguno Cansino.
Además de ser una ofrenda para su amada, fue su sueño hecho realidad ya que Ortega Douglas siempre quiso vivir en un castillo medieval escocés como hicieron sus antepasados, pues su familia desciende de James Douglas, quien participó en la lucha por la Independencia de Escocia.
Esta familia llegó a México por medio de John Douglas, quien nació el 6 de febrero de 1840 en Bury, un pequeño poblado de Inglaterra, y en la última década del siglo pasado llegó a Aguascalientes.
En 1887 Adela Douglas Valencia se casó con José Guadalupe Ortega, cuyo primer hijo fue Edmundo Ortega Douglas, quien siempre tuvo una gran admiración y cariño por John Douglas, por lo que nombró a su finca Castillo Douglas.
Al casarse el 22 de mayo de 1925, Ortega Douglas decidió seguir una de las tradiciones escocesas que dice: "Los recién casados deben sellar con una chimenea la puerta por la que entren juntos por primera vez a su hogar, para que el amor no escape jamás". Todavía se puede ver la chimenea del castillo que representa el amor que había entre Edmundo y Carmen.
Elizabeth Rodríguez Montoya
hidrocalidodigital