Aguascalientes, México, Sabado 17 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El templo de San Marcos y su Jardín

El Jardín permaneció cerrado por un tiempo, llevándose a cabo una extensa remodelación, así que hubo una magna reinauguración el día 22 de octubre de 2009. (hidrocalidodigital)
26/04/2012 Sin duda uno de los Barrios más reconocidos y pintorescos de Aguascalientes es el de San Marcos, lugar de poesía, de fiesta y de alegría.
Escenario de uno de los festejos tradicionales de Aguascalientes como es la Feria Nacional de San Marcos.
Cuenta la historia que el Barrio de San Marcos surgió durante los primeros años del Siglo XVII, pues los indios se asentaron ahí formando una pequeña población.
Con el tiempo el pueblo contó con elementos que le otorgaron mayor estabilidad: entonces ya contaban con autoridades propias y tuvieron la buena fortuna de poder comenzar a construir una pequeña capilla que entonces era en honor a la Limpia Concepción.
Se notaba que el pueblo asentado en aquel Barrio entraba en una etapa de desarrollo que fue más o menos en el Siglo XVIII. Una clara muestra de ese desarrollo lo constituye la construcción de la actual iglesia de San Marcos, la cual sustituyó a la pequeña capilla que había sido levantada en el Siglo XVII y que ya era insuficiente para cubrir las demandas espirituales de los habitantes del pueblo.

HERENCIA DE UN PUEBLO

El templo de San Marcos, enclavado justo en las calles centrales de este Barrio, fue fundado por los grupos de indios provenientes de pueblos como Nochistlán, Jalpa y Teocaltiche, y que a partir del año 1600 consolidó su existencia dejando de ser un pueblito, convirtiéndose entonces en un Barrio de la ciudad.
Antiguamente era conocido como templo del Pueblo Nuevo de Indios de San Marcos, y como tal fue levantado a iniciativa de Manuel Colón de Larreategui, para entonces cura de la parroquia, ejerciendo su nombramiento entre los años de 1733 y 1758.

SU CONSTRUCCION

Levantar una construcción de este tipo no fue fácil, se necesitaba mucho dinero y la mano de obra de decenas de hombres, sin embargo se pudieron cubrir los costos gracias al trabajo de los indígenas del pueblo y a las limosnas del Obispado, e incluso a las donaciones del mismo párroco Colón de Larreategui, que como tal deseaba tener un lugar digno para llevar a cabo sus misas.
El templo se empezó a construir antes de 1655 y permaneció inconcluso por espacio de más de cien años, hasta que se terminó por completo en 1765.

ARQUITECTURA

Su construcción presenta una portada barroca con pilares amplios, pero sin relieves ornamentales, es decir, que su presencia es sobria y tradicional, con una fachada de tres cuerpos estilo churrigueresco y remate semicircular. En su segundo cuerpo se encuentra un vitral de la imagen de la Virgen del Carmen; así mismo, la torre-campanario está compuesta por dos cuerpos y se aprovecha para enfatizar la altura barroca. A sus costados las paredes están apoyadas por sólidos contrafuertes.
El interior de la iglesia está compuesto por una nave con planta de cruz latina. En el presbiterio se encuentra el altar mayor de estilo neoclásico, al centro la Virgen del Carmen y en la parte superior la escultura de San Marcos.
En la sacristía se encuentra el cuadro “La adoración de los Reyes al Niño Jesús”, una de las obras más importantes de José de Alcíbar, terminada en 1755.

JARDIN DE SAN MARCOS

Antiguamente formaba parte del mismo templo ya que cuando el pueblo de San Marcos se incorporó como Barrio, éste únicamente contaba con una pequeña plazoleta donde se reunían familias completas a disfrutar del sano esparcimiento; sin embargo al tiempo ya no fue suficiente para satifacer las necesidades de un pueblo en crecimiento y demandaron al Ayuntamiento un lugar más grande.
Así, el 3 de mayo de 1831 se otorgó un terreno mayor donde fue construido un pequeño parque, en el centro del mismo fue levantada una glorieta, un asta y algunas bancas rodeadas de rosales.
La construcción de la balaustrada inició en 1842, a iniciativa del gobernador del Estado de aquel entonces, Nicolás Condell.
Ya para el año de 1887 se fueron agregando algunos otros ornamentos, como las cuatro fuentes distribuidas en cada esquina del pequeño parque. Luego un kiosko al centro del Jardín fue la atracción principal para el paseo de los pobladores, el cual se inauguró en 1891, siendo éste de hierro fundido con veinte jarrones y una bella fuente.

ESPACIO ARMONIOSO

El Jardín de San Marcos en la actualidad se ve hermosamente ornamentado por diversas especies de plantas y árboles, como jacarandas y fresnos principalmente, en cuyas ramas se deslizan las ardillas para acercarse a la gente que las alimenta con pepitas y cacahuates.
Icono de nuestra ciudad, por ser el punto principal de la Feria Nacional de San Marcos, sus caminos en dicha temporada de fiesta se ven arrebatados por la presencia de propios y visitantes, quienes recorren a paso lento sus senderos, los cuales conducen a las cuatro salidas principales, mismas que se dirigen a los cuatro puntos cardinales.
El kiosko permanece en el mismo lugar, al centro del Jardín, y debajo de él se presentan espectáculos musicales con luces multicolor.
Otra característica principal del Jardín de San Marcos es su balaustrada hecha en cantera rosa y de estilo neoclásico, la cual rodea por completo sus límites.

REMODELACION

En ocasión del 434 Aniversario de la ciudad de Aguascalientes, el Jardín permaneció cerrado por un tiempo, llevándose a cabo una extensa remodelación, así que hubo una magna reinauguración el día 22 de octubre de 2009.
Sus cambios más relevantes fueron la colocación de diversas estatuas a lo largo y ancho del Jardín, que representan cómo era la vida de aquellos pobladores del Barrio de San Marcos: vendedoras de flores, niños jugando, hasta galleros, boleros y toreros, así como las luces multicolores que iluminan dichas estatuas.
De la misma manera, el andador que delimita el templo con el Jardín está hecho de adoquín y a un costado fueron instaladas unas fuentes danzarinas que dan un toque modernista al paso peatonal, escenario mágico para los paseos dominicales.
BRENDA ZUÑIGA ACOSTA
hidrocalidodigital