Aguascalientes, México, Miercoles 14 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Centro de Artes Visuales

A mediados del siglo XVIII fue construida la finca donde se encuentra actualmente el Centro de Artes Visuales. (hidrocalidodigital)
21/01/2017
A mediados del siglo XVIII fue construida la finca donde se encuentra actualmente el Centro de Artes Visuales de Aguascalientes. El edificio fue hecho para servir como vivienda, entre el templo de El Rosario (La Merced) y El Sagrario (El Conventito), en la acera norte de la calle Venustiano Carranza que conduce al barrio de San Marcos. Igual que los monumentos religiosos, la finca corresponde a la traza de la fundación de la Villa.
Una particularidad de esta obra de arquitectura civil se refiere a la posibilidad de que Felipe de Ureña, o su hijo Vicente, haya participado en su construcción. La suposición proviene de la semejanza entre uno de los arcos del zaguán y los de la nave central del Santuario de Guadalupe, donde también estuvo presente el difusor del barroco estípite en nuestra región. El arco en cuestión está estriado con líneas rectas quebradas, desplantado sobre un capitel compuesto. Pero hay otros detalles, como la guarda-mallas y los coronamientos en las jambas de la puerta principal, las bases y las proporciones de plintos y toros, muy similares a los que había en la casa de los condes de Rul, en la Casa de la Cultura, en el camarín de San Diego y en las otras fincas donde estuvo el artífice barroco.
A través del zaguán, el acceso conduce a un patio protegido en dos de sus lados por un pórtico de arcos rebajados y columnas de cantera, originalmente cubierto por bóvedas que sustituyen al envigado original.
Los otros dos lados del patio los cierran los muros del comedor, siempre frente al acceso, y de otras habitaciones de la casa, perforados por ventanas de proporciones rectangulares, aunque todavía pequeñas en comparación con las de las décadas siguientes. Aún se conserva el segundo patio, pero la huerta que fue sembrada en la parte posterior del lote desapareció con la construcción de los edificios que alguna vez albergaron al Instituto Guadalupe Victoria, y que ahora pertenecen al Instituto Cultural de Aguascalientes.
Cabe destacar que los materiales para construir esta obra de un solo nivel son piedra y adobe en los muros, sobre los que se aplicó un aplanado de mezcla; ladrillo con entortado en las cubiertas; cantera en los en marcamientos de puertas, ventanas y en el pretil mixtilíneo; y madera entablerada en las puertas, con chapetones, alcayatas y clavos de hierro forjado, originales del siglo XVIII.
Se desconoce la historia del edificio; se sabe que alrededor de los años cuarenta del siglo XX albergó una escuela primaria, y que después fue sede de los Servicios Coordinados de Salubridad y Asistencia Pública, hasta 1975, fecha en que la Casa de la Cultura adquirió el inmueble para establecer ahí el Centro de Artes Visuales, en septiembre de 1977, por lo que está por cumplir cuarenta años.
Fue adecuado para funcionar como un centro de enseñanza artística. Pero también, al eliminar los aplanados existentes, se perdieron motivos producidos en plena época barroca. Desde entonces, la finca ha sido objeto de dos intervenciones más, una en 1988 y la otra en 1991. La primera pretendía resolver el problema de una grieta en una de las bóvedas del pórtico del primer patio; pero, atendido por personal sin preparación, el inmueble sufrió daños irreparables consistentes en la demolición de dos columnas y de los arcos que descansaban en ellas.
Actualmente el edificio se encuentra comunicado con la antigua sede del Instituto Guadalupe Victoria y, a través de ésta, con el edificio de la Casa de la Cultura.
El propósito de la segunda intervención, a cargo del arquitecto José Luis García Rubalcava, consistió en hacer reparaciones en todo el edificio, principalmente en aplanados, ductos de agua, carpintería y cantería, para recuperar su habitabilidad. Dicho proyecto incluyó la construcción de arriates en el patio principal y el sembrado de un jardín de convivencia en el área de canchas deportivas, área que comunica los edificios del ICA ubicados en la Casa de la Cultura, el Centro de Artes Visuales y la Unidad de Iniciación Artística, con acceso por la calle Allende.
En el Centro de Artes Visuales se han impartido durante su existencia talleres de dibujo, artes plásticas, técnicas de pintura, escultura, cerámica, fotografía, talleres infantiles y un taller de serigrafía, que ahora se imparte en el Museo José Guadalupe Posada.
La organización y la infraestructura para las diversas disciplinas que se imparten en el Centro de Artes Visuales están en función de las características de cada una de aquéllas. Se cuenta con un laboratorio de fotografía en blanco y negro y con un horno de alta temperatura y varios tornos proporcionan lo básico para trabajar la cerámica.
Pero son los talleres con menor deserción, mientras que los de dibujo y pintura, donde la demanda es muy alta y, por lo tanto, existe un número mayor de grupos, registran el índice de abandono más elevado de todos. Por último, los talleres infantiles están organizados por edades, con posibilidad de que los más avanzados se incorporen al taller para adolescentes y, posteriormente, a los de jóvenes o, si es el caso, al de adultos.
Cabe destacar que cuenta con una Galería de nombre Ártica, en donde se exponen los trabajos de los alumnos y de exposiciones destacadas.
Araceli Patricia Cervantes Medina
hidrocalidodigital