Aguascalientes, México, Viernes 21 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Museo Regional de Historia

Detalle importante en el rescate, es la figura del ángel en el centro del primer patio, que es reproducción en aluminio del original. (hidrocalidodigital)
20/05/2017
El Museo Regional de Historia de Aguascalientes se encuentra localizado en la calle Venustiano Carranza 118, y es uno de los espacios más simbólicos y esenciales de la vida cultural de Aguascalientes.
Datos recabados en el Archivo Histórico y en el propio Museo, a través de su director Lic. César Darío Menchaca De La Torre, señalan que este lugar era una vivienda, construida en 1914 por Refugio Reyes Rivas.
Esta institución cultural fue creada por un convenio entre el Gobierno de Aguascalientes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia en 1987. La parte estatal se comprometió a restaurar el inmueble y a cubrir los gastos de infraestructura, servicios y personal del museo. Por su parte, el INAH contribuyó con varias colecciones de objetos de interés histórico, que se han incrementado mediante adquisiciones y donativos.
Cabe destacar que la construcción perteneció al Colegio Cristóbal Colón, con acceso por la calle Nieto, en el lado opuesto de la manzana, es decir, había comunicación entre dos construcciones con acceso por calles distintas. Pero la de la calle Venustiano Carranza se encontraba clausurada, ya que era la vivienda de las religiosas Adoratrices Perpetuas Guadalupanas, fundadoras y responsables del plantel, y sólo a través del colegio se llegaba a las habitaciones.
La finca es testimonio de la tradición constructiva de Refugio Reyes, quien se desenvolvió así en el gusto ecléctico del Aguascalientes porfirista y posrevolucionario. Como otras obras de este autor, combina diversos estilos: una fachada académica, afrancesada, el interior con elementos art nouveau y un altar neogótico en la capilla.
Basada en el partido tradicional del patio central, la casa cuenta con un aljibe de agua de lluvia con brocal y una fuente que refresca el primer patio, hacia el que se abren, mediante una pequeña terraza, las tres ventanas del antiguo comedor; frente al zaguán de acceso, el comedor ocupaba su lugar jerárquico para recibir al visitante.
El pórtico protege los otros tres lados del patio, apoyado en ocho esbeltas columnas rematadas por platabandas curvas en los ángulos. Todas las habitaciones, distribuidas en torno del patio, se comunicaban entre sí.
Todos los enmarcamientos son de cantera rosa, excepto la portada del comedor, realizada con cantera amarilla y que es el elemento trabajado con mayor libertad en el conjunto. En el costado poniente, la vivienda tuvo una capilla para el uso particular, cubierta con una bóveda donde el constructor repitió la solución estructural del coro del Templo de San Antonio y de la Iglesia de El Zoyatal, la bóveda descansa en el arco toral. Este recinto cuenta con un altar neogótico, obra del ebanista Arias Bernal, hermano de Antonio, el dibujante, quien realizó todos los diseños de la ebanistería en las obras de Reyes.
Un segundo patio distribuía las dependencias de servicio. Por razones museográficas, se realizaron cambios y adaptaciones; se instaló piso de parquet en las salas del museo, dejando el mosaico original sólo en los andadores del patio.
También se restauró el decorado en las paredes, consistente en guardapolvos y frisos art nouveau, predominante en la época de su construcción. Igual con la carpintería, sobre todo de la fachada; se repusieron cristales esmerilados, reproducidos a partir de fragmentos para recobrar su aspecto original.
Detalle importante en el rescate, es la figura del ángel en el centro del primer patio, que es reproducción en aluminio del original, elaborado con una aleación de antimonio y estaño, cuyas propiedades impidieron eliminar las deformaciones que había sufrido.
Ya como espacio museístico fue abierto al público en abril de 1988 e inaugurado oficialmente el 3 de octubre de ese mismo año por el entonces presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, y por Miguel Ángel Barberena Vega, en ese tiempo gobernador de Aguascalientes.
A través del tiempo, la construcción mantiene la tradicional forma de las casas de la época. Se entra por un zaguán que remata en una reja; después, un pequeño jardín central donde se encuentra el comedor y la cocina y, al final, un segundo patio. En el jardín están corredores perimetrales donde se encontraban las habitaciones y la sala de estar, así como la capilla familiar, con un altar de madera estilo neogótico.
El discurso del museo se contempla en cinco salas permanentes: la exposición paleontológica de Oswaldo Mooser da una idea general de las condiciones geológicas del Estado, resaltando su colección, en especial, los fósiles endémicos.
En la exposición de arqueología exhiben diferentes piezas de la región, que permiten desarrollar una idea del grado cultural de los grupos prehispánicos.
Otra sala es la de Historias de fe, aprovechando la capilla de la casa con su altar trabajado en madera, se desarrolla el tema de la religiosidad, su importancia cultural y la evolución en el tiempo. Se exhiben piezas de arte sacro.
La sala Conquista y Virreinato, dedicada principalmente a los temas de la guerra chichimeca; La ruta de la plata; El camino real de tierra adentro, y la construcción del presidio hasta llegar a la Fundación de Aguascalientes.
Así como la exposición del Siglo XIX, describe los acontecimientos que marcaron la historia de México y la transformación del territorio aguascalentense como departamento, partido y Estado. Se aborda la cultura en la región y la vida cotidiana.
En el Museo Regional de Historia de Aguascalientes se cuenta con un área de servicios educativos que ofrece visitas guiadas, talleres educativos y cursos de verano, principalmente a escolares. También se organizan exposiciones temporales, conciertos, conferencias y visitas especiales. El inmueble cuenta con un espacio para usos múltiples, y el segundo patio se utiliza como foro al aire libre.
Su horario es de martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas. Su costo de acceso es de 50 pesos.
 
Araceli Patricia Cervantes Medina
hidrocalidodigital