Aguascalientes, México, Domingo 23 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Barrio de la Salud

El barrio fue famoso no sólo por sus huertas frutales, sino también por su pulque. (hidrocalidodigital)
22/07/2017
Uno de los barrios más antiguos de Aguascalientes, junto al de Triana y el de San Marcos, es el de La Salud ubicado al sureste del centro de la ciudad.
Según Evangelina Terán, existen dos versiones de los orígenes del Barrio de La Salud, la primera se refiere a la fiebre Matlazáhuatl en el siglo XVIII, cuando se construyó el panteón del mismo nombre, y la otra versión hace referencia al año 1565, cuando Alfonso Ávalos de Saavedra y Hernán González Berrocal recibieron tierras equivalentes a 42 hectáreas, por lo que es posible que incluso este barrio apareciera antes que la misma Villa de la Asunción de las Aguas Calientes.
Lo que es un hecho es que tiene su origen en el siglo XVIII, cuando ya asentados los primeros pobladores intensificaron el cultivo de huertos frutales con agua del manantial de Ojocaliente; un arroyo limitaba el crecimiento en esa zona, por lo que se construyeron puentes, rodeando el núcleo del barrio de El Encino.
Al ser el cultivo de huertas la principal ocupación de los habitantes, la disposición de los predios y casas que componían el barrio era irregular, pues los límites entre las viviendas estaban definidos por las acequias que servían para llevar agua a los cultivos. La mayoría de las casas eran de un solo piso y sus fachadas se construyeron de manera muy sencilla, pues casi todos los habitantes del barrio pertenecían a la clase trabajadora.
Con el paso del ferrocarril, la zona de las huertas se extendió más allá de la vía, hacia el oriente. Al construirse el templo de la comunidad en honor al Señor de la Salud, se dio en llamar así al barrio, que siguió siendo considerado como parte, o extensión de El Encino.
Entre 1920 y 1950, se fraccionaron las huertas y se densificó la zona, cuya población mostraba una mezcla de cultura rural y urbana.
La tendencia de crecimiento se dio también hacia el sur, fraccionándose en pequeñas manzanas donde se asentaron familias pobres, en la zona que se conoce como El Llanito.
Después de 1950 el crecimiento de la ciudad rebasó el área del barrio, y en los sesenta la construcción de las avenidas López Mateos, Héroe de Nacozari, Circunvalación Sur en el año de 1972 y posteriormente Ayuntamiento en 1984 sobre el arroyo de El Cedazo, contribuyeron a la conservación de la traza original del barrio.
Años después en 1990 se construyó la Avenida Paseo de la Cruz, que atraviesa el barrio de oriente a poniente, con lo que las antiguas huertas se destinaron a la vivienda y el barrio terminó de integrarse a la ciudad.
Cabe señalar que en el interior de La Salud no hay un trazo urbano geométrico definido, los urbanistas lo califican como de "plato roto", donde las calles fueron surgiendo según las necesidades, tan sólo respetando los límites de la propiedad.
Este barrio se encuentra a unos veinte minutos caminando desde la Plaza de la Patria. Entrar por la calle de la Luna, resulta realmente estimulante. Sus viejas construcciones, todavía algunas de ellas con patios y pequeños huertos frutales de membrillos, higos, olivos y granadas, conservan su apacible y añejo sabor.
En este barrio también se encuentra localizado el Panteón de La Salud. Es el primer cementerio de carácter civil de la Entidad, se construyó al mediar el siglo XVIII; fue el sitio donde se depositaron los cuerpos de las víctimas de las epidemias del matlazáhuatl que atacaron la Villa durante esos años, se abrió un nuevo cementerio al sur de la población. Junto con el cementerio se construyó también una capilla dedicada al Señor de la Salud y en torno a ambos surgieron las primeras viviendas, ocupadas por sepultureros y labradores de huertas.
En ese cementerio están sepultados personajes de la historia local, ahí se encontraba José María Chávez, cuyos restos fueron trasladados a la base de la Columna de la Plaza de la Patria. A partir de 1991 ahí se abrió la Rotonda de los Aguascalentenses Ilustres; sin embargo, en sus inicios fue terreno con fosas de segunda y de tercera categorías debido a la pobreza del lugar. Dentro de la Rotonda de Hombres Ilustres descansan los restos de Jesús Terán, José Trinidad Vela, David Reynoso y Alejandro Topete del Valle, entre otros.
También ese pintoresco barrio cuenta con su templo ubicado sobre la calle peatonal San Atanasio, entre las calles 3 de Mayo y San Joaquín, en el Barrio de La Salud, se construyó la capilla al sur del Barrio junto con las primeras viviendas.
La imagen es la misma que se veneraba desde entonces en la capilla del Panteón de La Salud hasta el siglo pasado, pues los vecinos del curato solicitaron permiso al Arzobispo de Guadalajara, Pedro Loza, para la edificación de un templo para su veneración, el cual les fue concedido en 1884.
El Barrio de La Salud celebra cada año, el tres de mayo o Día de la Santa Cruz, su celebración principal, en donde el patrono Señor de la Salud recibe a sus fieles.
Dicha construcción se desarrolló lentamente y se bendijo en 1905. Se trata de una construcción sencilla, pero su importancia es que en torno a ella se fue conformando el barrio en que ahora se encuentra enclavada.
Es una edificación de estilo arquitectónico sobrio, cuyos interiores están decorados con hermosos murales. Frente al templo se encuentra el Jardín de la Salud, un bello y tranquilo lugar para hacer un alto y disfrutar de sus zonas arboladas.
Hay que resaltar que dicho barrio fue famoso no sólo por sus huertas frutales, sino también por su pulque, el cual era extraído de los magueyales plantados sobre el camino privado, que cruzaba el barrio.

 
Araceli Patricia Cervantes Medina
hidrocalidodigital