Aguascalientes, México, Domingo 19 de Noviembre de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Cirugías robóticas contra el cáncer de vejiga en México

La cirugía robótica, encabezada por el robot Da Vinci, imprime una mayor precisión a las acciones quirúrgicas y se traduce en un mejor tratamiento contra el cáncer de vejiga, informó hoy el Centro Médico ABC de la Ciudad de México. EFE/Archivo (EFE)
05/09/2017 17:00:02 México, 5 sep (EFE).- La cirugía robótica, encabezada por el robot Da Vinci, imprime una mayor precisión a las acciones quirúrgicas y se traduce en un mejor tratamiento contra el cáncer de vejiga, informó hoy el Centro Médico ABC de la Ciudad de México.
El robot incorpora una cámara con visión tridimensional para el cirujano, quien lo controla desde una consola, permitiendo eliminar un posible temblor en el pulso, ya que los brazos de Da Vinci ofrecen mayor movilidad y estabilidad que las manos humanas.
La robótica aplicada a la cirugía permite "identificar y preservar estructuras anatómicas, disminuir las pérdidas sanguínea y el trauma quirúrgico en el paciente", lo que a su vez permite reducir el tiempo de postoperatorio.
Es importante aclarar que su ejecución requiere de la capacitación específica en el manejo del robot, además de precisar experiencia previa demostrable en cirugía laparoscópica.
El tratamiento del cáncer de vejiga está condicionado por la etapa en la que se detecte la enfermedad.
"Cuando hay cáncer invasivo en la vejiga, puede que sea necesario extirpar parcial o totalmente el órgano. A este procedimiento se le llama cistectomía", explica la institución.
La cistectomía puede realizarse de forma parcial, "si el cáncer ha invadido la capa muscular de la pared de la vejiga, pero no es muy grande y está localizado", o de forma radical "si la lesión es de mayor tamaño o está en más de una parte de la vejiga".
En la parcial se puede eliminar el cáncer, así como obtener los ganglios linfáticos para determinar si la enfermedad se propagó o no.
En el caso de la cistectomía radical, "se extirpa toda la vejiga y los ganglios linfáticos cercanos", detalla.
En los hombres, la próstata y las vesículas seminales también serían extraídas, mientras que en las mujeres, a menudo suele resultar necesario extraer "los ovarios, las trompas de falopio, el cuello uterino" e incluso una pequeña porción de la vagina.
En México, el cáncer de vejiga corresponde al 14,4 % de los padecimientos oncológicos genitourinarios, ubicándose en el cuarto más frecuente.
El cáncer de vejiga es el séptimo cáncer más común en hombres y el 17 en mujeres.
EFE