Aguascalientes, México, Jueves 26 de Abril de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Consecuencias de usar los dispositivos electrónicos prolongadamente

Los adolescentes duermen de cuatro a cinco horas al día (Agencias)
13/01/2018 17:39:17

Aguascalientes.- Por el uso indiscriminado de dispositivos electrónicos como las tabletas, celulares y videojuegos, los adolescentes duermen apenas la mitad del tiempo recomendado para su edad, por lo que desarrollan problemas en el equilibrio mental y metabólico que impactan en su salud y en su comportamiento.


Un estudio realizado por un grupo de psiquiatras sobre el tiempo que pasan los jóvenes manipulando los dispositivos electrónicos y sus consecuencias en el comportamiento de éstos, reveló que por estar entretenidos con ese tipo de aparatos los adolescentes duermen de cuatro a cinco horas al día.    


Sobre el particular, la psiquiatra Margarita Reyes sostuvo que un estudio reciente realizado en Estados Unidos, reveló que la mayoría de mensajes de texto que envían los adolescentes lo hacen de las 8 de la noche a las 5 de la mañana.


Asimismo indicó que quienes utilizan dispositivos electrónicos por las noches suprimen la secreción de melatonina, lo que retrasa el inicio del sueño.


La especialista hizo hincapié en la importancia de dormir adecuadamente, tanto en calidad como en cantidad, para tener un equilibrio mental y metabólico, pues de no ser así,repercute en el estado de ánimo: hay irritación, poca tolerancia y se actúa de manera impulsiva.


La privación del sueño (no dormir bien de manera voluntaria), se relaciona además con el incremento de riesgo cardiovascular y de obesidad.


La psiquiatra refirió que, en casi una década, ha crecido seis veces la cantidad de consultas por problemas de sueño. El principal motivo son trastornos respiratorios del dormir, por apnea obstructiva del sueño, seguido de la hipoventilación, (asociada a obesidad y enfermedades neuromusculares), narcolepsia y el síndrome de piernas inquietas.


Recomendó a la población vigilar que todos los integrantes de la familia duerman las horas que les corresponden por grupo de edad. Los niños en edad preescolar entre 10 y 12 horas con siestas intercaladas; en edad escolar entre 9 y 11 horas; en la adolescencia de ocho a diez horas; de 18 a 60 años entre siete y nueve horas; mientras que los adultos mayores de siete a ocho horas.


 

Redacción