Aguascalientes, México, Martes 20 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

¿Qué tan bueno es en realidad el aceite de coco?

¿Es tan malo como se dijo recientemente? (Agencias)
23/08/2018 13:20:22

Aguascalientes.- Karin Michels fue la médica de Harvard que se echó a los naturalistas en sima al decir que el aceite de coco es "lo peor que puedes comer" y lo remató describiéndolo como "veneno puro".


Como hemos escuchado, el aceite de coco es vendido como la nueva maravilla, pues trae varios y distintos beneficios al cuerpo y la salud de quien lo consume.


Los argumentos de Michels fue el aceite de coco contiene un porcentaje de grasas saturadas altísimo, lo que produce aumentos en los niveles de colesterol LDL, por lo que a la larga podría causar serios problemas cardiovasculares.


Otro dato (negativo) sobre el aceite de coco es que contiene más del 80 % de grasas saturadas, lo que es más del doble de lo que contiene la manteca de cerdo y aproximadamente un tercio más que la mantequilla.


Mucha de la fama que ha obtenido el aceite de coco se la debe a toda la publicidad y las menciones que se han hecho en distintos sitios de internet, revistas y hasta influencer de la vida fitness, la verdad es que, como todo, si no se consume con moderación, podría causar problemas en la salud.


Muchos usuarios en redes y personas expertas en el tema tacharon de exagerada a Michels, que aunque concuerdan con ella en que el contenido de grasas es bastante alto, sí tiene otras ventajas.


Las grasas saturadas se conoce como las responsables de aumentar los niveles de colesterol malo, cuando el porcentaje de grasas saturadas es más alto las raciones tiene que ser más pequeñas.


La diferencia entre el aceite normal, de girasol o incluso de oliva, u otros tipos de grasa como la manteca o la mantequilla y el aceite de coco es que los primeros tienen una cadena molecular larga, mientras que el aceite de coco es corta y ramificada; en otras palabras, al cuerpo le cuesta más trabajo digerir las grasas de cadenas largas, en cambio las cortas, son digeridas por el cuerpo de una manera más rápida y ayudan directamente a la energía suministrada al cerebro.


Si eres de los que no pueden vivir sin el aceite de coco y te gusta el sabor, los nutriólogos recomiendan que es mucho mejor el aceite de coco extra virgen orgánico, pero siempre cuidando las porciones y teniendo en cuenta una dieta balanceada, solo así se podrán aprovechar al máximo los beneficios del aceite de coco sin poner en riesgo tú salud.

Redacción Web