03 de julio de 2022 Now26°C
Redacción16/05/20227min3047

5 hábitos que están arruinando tu presupuesto

Creditea

Llegar a fin de mes con lo justo y necesario puede ser preocupante, sobre todo si surge una emergencia y no sabes cómo hacerle frente, ya que realmente no tienes dinero que te sobre. En tales casos tal vez pienses que necesitas pedir un préstamo inmediato en instituciones financieras como Creditea.

Pero ¿y si antes de tomar esa decisión analizas tus hábitos financieros? Es posible que hayas incorporado ciertos hábitos que están dañando tu presupuesto y en este artículo queremos ayudarte a detectarlos.

Una vez los hayas descubierto, podrás modificarlos con el fin de cuidar tu presupuesto y llegar a fin de mes sin estrés ni preocupaciones.

Hábitos que están dañando tu presupuesto

Si te preguntas por qué no llegas a ahorrar a fin de mes y cómo puede ser que tu compañero de trabajo que gana lo mismo que tú sí lo logre, es probable que sea debido a una diferencia de comportamientos financieros entre tú y él.

A continuación explicaremos algunos hábitos que están arruinando tu presupuesto.

1. Ahorrar a fin de mes (si es que sobró algo)

De nada sirve tener en mente que ahorrarás si cuando llega el momento esperado no te queda suficiente dinero para hacerlo. Lo recomendable en este caso es ahorrar siempre a principios de mes.

Separa un monto determinado, un porcentaje X de tu sueldo que definas teniendo en cuenta tus gastos recurrentes (alquiler, factura de agua, electricidad, gas, supermercado) y tus ingresos mensuales.

Ahorrar a principios de mes te ayuda a planificar y a estar seguro que ese monto irá destinado al ahorro y no a un gasto impulsivo.

2. Compras de forma impulsiva sin tener en cuenta otros gastos

Ahorrar a principios de mes genera que reduzcas drásticamente las compras impulsivas, ya que esa ilusión de que tenías más dinero en la cuenta ha desaparecido.

Sin embargo, las tentaciones son grandes, sobre todo si vas a un centro comercial. Si te encantan los zapatos, querrás comprarte los más bonitos, pero no porque los necesites. Estos son los gastos que hay que evitar.

Antes de comprar de forma descontrolada, pregúntate a ti mismo si esa prenda, accesorio u objeto es realmente necesario en estos momentos de tu vida. No querrás comprar algo para luego darle un solo uso y dejarlo en el armario acumulando polvo.

Para lograr enfocarte en los bienes de primera necesidad, te recomendamos que hagas algunas proyecciones, es decir, calcula cuánto dinero gastas en productos que realmente necesitas mensualmente. Luego, define un monto o un porcentaje de tu sueldo para bienes que no son necesarios pero que te gustaría adquirir. No debes pasarte de ese presupuesto.

3. No anotas ningún gasto y consumes sin control

No llevar un control de tus gastos es otro gran error que debes modificar. Si anotas todos tus gastos, sean pequeños o grandes, entenderás qué es lo que hace que te quedes sin dinero a fin de mes. De esta forma, el próximo mes podrás modificar este comportamiento y disminuir o eliminar ese gasto que arruinaba tu presupuesto.

Además de llevar un control de tus gastos, intenta establecer metas financieras para tener un objetivo que te motive a realizar ese cambio de hábito.

4. Apostar por cuotas y rechazar el pago al contado

Pagar en cuotas puede ser conveniente en muchas ocasiones, sin embargo, debes asegurarte de que podrás pagarlo en el plazo determinado y tener en cuenta que será un gasto que tendrás que asumir en el largo plazo.

Intenta pagar al contado siempre que puedas, ya que si decides pagar en cuotas cada bien que compras, en el futuro este hábito podría arruinarte.

Considera todas las alternativas antes de comprometerte a pagar en cuotas. Sé consciente de tu ingreso mensual, tus deudas y gastos pendientes y del porcentaje de ahorro que has definido al comienzo del mes.

Luego analiza si realmente es conveniente para ti pagar en cuotas o si mejor te enfocas en ahorrar para comprar ese bien al contado.

5. Solicitar préstamos inmediatos cada vez que tienes problemas financieros

Cuidado con esta posible solución. Claro que parece ser lo más sencillo para liberarte de ese estrés, pero también puede intensificar tu dolor de cabeza si una vez finalizado el plazo de devolución no puedes pagar tu deuda a la entidad financiera. El riesgo es que te acostumbres a ello, y que para terminar de pagarle a una entidad financiera, te endeudes con otra. No caigas en este círculo vicioso, ya que sino te será muy difícil salir de él.

Solicita un micro préstamo a la vez

Nuestro consejo es que si realmente necesitas una ayuda adicional, solicites un micro préstamo a la vez en instituciones financieras como Creditea, que cuentan con alternativas convenientes y condiciones de devolución interesantes.

Sin embargo, asegúrate de que podrás devolver el monto solicitado con los intereses correspondientes en el plazo de devolución establecido. De esta forma, evitarás el sobreendeudamiento y te aseguras de que tu historial crediticio permanezca saludable.