07 de agosto de 2022 Now24°C

Aguascalientes de nuevo en semáforo naranja

Aguascalientes semáforo naranja
El nuevo ciclo escolar arrancará en semáforo con riesgo alto.

Las fallas en la estrategia sanitaria preventiva hicieron que por segunda ocasión consecutiva Aguascalientes retroceda en el Semáforo de Riesgo Epidémico, al pasar ahora del color amarillo al naranja de riesgo alto, derivado de la alta incidencia de contagios y en la creciente demanda de camas con ventilador en los hospitales que ha traído consigo la tercera ola de la pandemia del Covid-19.

De entrada, con la nueva clasificación Aguascalientes le dará la bienvenida al nuevo ciclo escolar, programado para el próximo lunes 30 de agosto, en riesgo epidémico alto.

El retroceso en el semáforo ya se esperaba debido a que el nuevo brote de la pandemia, atribuible a la variante Delta, está provocando la expansión de la peligrosa enfermedad entre la población no vacunada y aún entre la que ya está protegida con el biológico.

La actualización del Semáforo de Riesgo Epidémico, que tendrá vigencia del 23 de agosto al 5 de septiembre, presenta ligeros cambios en relación a la clasificación de la versión anterior, toda vez que ahora quedaron clasificados 7 estados en rojo de riesgo máximo, 17 en naranja de riesgo alto, 7 en amarillo de riesgo medio y uno en verde de riesgo bajo.

En la clasificación que está por concluir permanecieron 7 estados en rojo, 15 en naranja, 9 en amarillo y uno en verde, siendo Aguascalientes uno de los dos estados con variación en el color del semáforo, pues de amarillo se pasa ahora por los siguientes quince días al naranja.

De acuerdo a las disposiciones federales y en función de lo que marca el color del semáforo epidemiológico, en la coloración naranja se debe permitir que las empresas de las actividades económicas no esenciales trabajen con el 30% del personal para su funcionamiento, siempre tomando en cuenta las medidas de cuidado máximo para las que tienen mayor riesgo de presentar un cuadro grave de Covid-19, mientras que los espacios públicos abiertos deben operar con un aforo (cantidad de personas) reducido.