13° C
Miércoles, 15 de Julio de 2020

Marcelo Maia (der), director de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), y Sergio Tamura (izq), director clínico del hospital Santa Luzia, aparecen el 15 de agosto de 2006. EFE/Fernando Bizerra Jr/Archivo
Foto: EFE

Exceso de terapias de fluidos en pacientes críticos provoca fallas múltiples

México, 5 dic (EFE).- Los pacientes críticos, aquellos que se encuentran en terapia intensiva y presentan fallas en las funciones vitales, son susceptibles a registrar mayores complicaciones y fallas multiorgánicas debido al exceso en la...

México, 5 dic (EFE).- Los pacientes críticos, aquellos que se encuentran en terapia intensiva y presentan fallas en las funciones vitales, son susceptibles a registrar mayores complicaciones y fallas multiorgánicas debido al exceso en la administración de terapias de fluidos, advirtieron este jueves expertos en Ciudad de México.

Tras su participación en el taller sobre pacientes críticos y terapias de fluidos, el fundador y presidente de la Academia Mexicana de Fluidos, Raúl Carrillo Esper, aseguró a Efe que el exceso en la administración de líquidos provoca que los órganos del paciente “se hinchen” progresivamente.

“Esta hinchazón o edema”, indicó el especialista, altera la función orgánica, diluye las proteínas plasmáticas y aumenta la cantidad de líquidos en el intersticio, espacio contiguo lleno de líquido que existe entre la piel y los órganos de cuerpo y “en un estado muy avanzado, altera la función y el metabolismo celular”.

Por lo que estos signos y síntomas impactan en el cerebro, corazón, pulmones, abdomen, músculos, agregó el médico adscrito al Instituto Nacional de Rehabilitación.

El especialista destacó que uno de los casos más comunes es el síndrome de hipertensión o compartimento abdominal, que sucede cuando el líquido llena la cavidad abdominal y este incremento de la presión en el abdomen impacta en diferentes funciones de los órganos “lo que puede llevar incluso a la muerte del paciente”.

En tanto, el experto Alfonso Ramos añadió que cuando a un paciente en terapia intensiva se le suministra más soluciones líquidas de las que requiere “pueden afectar también a los tejidos del intestino”.

Explicó que cuando esto sucede, “el paso de las bacterias del intestino hacia la sangre se facilita y la persona puede desarrollar una sepsis como consecuencia del exceso del volumen de líquidos”.

Indicó que actualmente existen terapias de fluidos cristaloides balanceadas que han demostrado disminuir los riesgos a los que se enfrentan los pacientes críticos como la falla renal hasta en un 30 % y el tiempo que pasan en terapia intensiva, en un 15 %.

Esto impacta también en la disminución de infecciones en vías respiratorias por el uso de ventilación mecánica.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) cada año 31 millones de personas sufren un episodio de sepsis, de estas, seis millones fallecen a causa de la sepsis avanzada.

En México la sepsis es una de las 20 principales causas de mortalidad en adultos y niños con 3.805 muertes registradas anuales, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *