Falla geológica en Aguascalientes está activa

Aguascalientes Falla Geológica
En el fraccionamiento La Paz en Rincón de Romos más de 40 viviendas presentan graves daños estructurales debido a la falla.

En Aguascalientes se encuentra la falla geológica poniente de 150 kilómetros de longitud, que limita el Valle de Aguascalientes, la cual ha tenido desplazamientos laterales (como la falla de San Andrés) y desde el punto de vista geológico está activa. Por tal motivo, desde el Colegio de Geólogos piden estar atentos a los nuevos desarrolladores y a las autoridades mismas para que no afecten a los compradores de vivienda.

Arturo Sotelo, presidente del colegio, mencionó que hay personas que pueden salir afectadas en su patrimonio, ejemplo de ello son los habitantes del fraccionamiento La Paz en el municipio de Rincón de Romos, pues más de 40 viviendas presentan graves daños en la estructura. Los quejosos exigen a las autoridades conocer por qué se otorgó el permiso para construir.

El Valle de Aguascalientes está situado en una fosa tectónica, limitada al oriente y al poniente por dos enormes fallas: la primera, bautizada como falla Aguascalientes, tiene una longitud de alrededor de 70 km, sus últimos movimientos están restringidos, al sur, hasta el arroyo San Francisco, y hacia el norte, como cuatro kilómetros arriba de la estación del ferrocarril El Chicalote. La segunda, nominada como falla Tapias Viejas–Los Arquitos-Rincón de Romos, limita el Valle de Aguascalientes al poniente, se extiende con una longitud de aproximadamente 150 km desde Cosío, al norte, hasta la Sierra del Laurel, al sur de Calvillo.

Si recordamos, la falla de San Andrés, que devastó la ciudad de San Francisco en abril de 1906 con un terremoto de 7.8º en la escala de Richter y que ocasionó la muerte de alrededor de 3,000 personas, pertenece a este grupo.

El ingeniero Sotelo destacó que el Servicio Geológico Norteamericano establece que el Valle de Aguascalientes está situado en una fosa tectónica, sometida a esfuerzos de distensión provocados por la formación y separación desde hace varios millones de años de la dorsal media Atlántica. Dicho proceso necesariamente se traduce en fallas y fracturas, las mismas que actualmente están apareciendo en el valle.