Paciente infectado denuncia que personal sanitario no sabe operar respiradores

hidro6
El afectado asegura que, al no saber operar los equipos, el personal de salud lastima y arriesga la vida de los pacientes.

Aguascalientes.- Delicadas denuncias hizo un paciente contagiado de Covid que se encuentra hospitalizado en el HGZ No. 1 del IMSS, al sostener que, a su parecer, le falta capacitación al personal el área sobre el manejo de algunos equipos de soporte (respiradores).

“El problema es que no saben operar los equipos de oxigenación para los pacientes y que con ello comprometen la vida de las personas”, se quejó al exponer su caso en particular y que estuvo a punto de provocarle un colapso por la falta de oxígeno.

“Los primeros tres días aquí (hospitalizado) fueron brutales; ahora estoy seguro que me dejaron sin oxígeno suficiente durante esos días en que sufrí de hipoxia y con ello me afectaron más mis pulmones”, acusó, tras advertir que algunos de los trabajadores de Enfermería que lo han atendido han exhibido limitaciones serias en su desempeño, “quizá porque no están capacitados para manejar bien los equipos de oxigenación”.

En ese sentido y luego de señalar que por esos “errores en la atención hospitalaria” es que ha solicitado su cambio al Hospital Hidalgo o a la Unidad Covid de la XIV Zona Militar, el paciente dijo que el problema de la atención no queda únicamente en las fallas en la labor del personal que le ha atendido, sino que además se han tomado represalias en su contra cuando les ha referido fallas o deficiencias en la atención hospitalaria.

“Los días 28 y 29 de septiembre me castigan con una gelatina de uva por día como dieta para oxigenar y cuando llega la doctora en turno, rectifica y me vuelven a dar dieta blanda al día siguiente”.

En otra parte de la queja que hizo llegar a HIDROCÁLIDO, el paciente inconforme refiere los altercados que ha tenido con el personal que le ha atendido e incluso señala que “yo plácidamente estaba durmiendo cuando sentí que me faltaba oxígeno; me desperté y ya tenía prácticamente encima al más grande de los dos enfermeros, quien me exigió que me pusiera en posición prona…me dio más miedo y coraje, porque me di cuenta que pueden hacer lo que quieran”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios están marcados con *