Revelan imagen de la comida mortal entre el Obispo y MOS

TEMPLATE (3) (1)
El Obispo José María de la Tore Martín, al ser ingresado al hospital, dio a conocer que estuvo en una comida con el gobernador, donde sospechaba haber ‘pescado’ el virus.

Aguascalientes.- Tras la profunda indignación social que ha provocado la revelación de HIDROCÁLIDO, ahora se suma la plena confirmación fotográfica de que la referida comida en la que se infectó el Obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, fue -en efecto- convocada por el mismísimo gobernador Martín Orozco Sandoval.
Las gráficas muestran que ninguno de los comensales -entre ellos también el Cardenal Emérito, Juan Sandoval Íñiguez- portaba cubrebocas y mucho menos guardó la más mínima distancia.
La confirmación fotográfica de los dichos del Obispo sobre la comida en la que fue infectado, muestra además que el jefe del Ejecutivo estatal no tiene la más mínima intención de predicar con ejemplo alguno, pues con claridad se muestra que, al igual que el resto de los invitados, su actitud ante la pandemia y su alta incidencia de contagio es de franco y abierto desafío e indolencia.
Cabe recordar que fuentes del Sector Salud revelaron a HIDROCÁLIDO que, según el propio Obispo José María de la Torre Martín al ingresar al Hospital Hidalgo, sostuvo que se contagió de Covid-19 en una comida con el gobernador.
El prelado le contó al personal su sospecha durante la elaboración de su historia clínica, y en ella dejó constancia su sospecha de haber “pescado” el virus en esa comida, pues fue su única salida durante el confinamiento que se autoimpuso.
Dijo además que, poco tiempo después de esa comida, supo que el secretario de Turismo dio positivo a Covid y que detrás de él se presentaron otros contagios, entre ellos el de él.
Hoy el Obispo continúa intubado y con un pronóstico sombrío que cada vez más lo acerca a un shock séptico, lo que le causaría primeramente falla orgánica y después coagulación intravascular, lo que se podría convertir en la inevitable antesala de su muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios están marcados con *