Frío

Y de repente, llegó el frío, el que cala hasta los huesos.
Aunque habíamos tenido una probadita en semanas anteriores, la realidad es que apenas iniciando el año se sintió realmente el clima congelante.
A algunos los agarró desprevenidos la tremenda precipitación pluvial que se abatió sobre una zona de Aguascalientes casi entrada la medianoche del domingo, pues se presentó una mini tormenta caracterizada por la caída de granizo que pronto cubrió con un manto blanco las calles de la ciudad.
Pero esto no es nada comparado con lo que se vive en otras regiones del país, como en el norte, donde ya se sabe que en esta temporada la gente vive congelada; Chihuahua, Sonora, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas están en alerta tras la entrada del Frente Frío número 26 que anuncia fuertes vientos y lluvias.
Pero peor la están pasando en otras regiones del mundo, como en España, donde cayó una histórica nevada que paralizó gran parte de sus actividades, y aunque este fenómeno regala unas increíbles postales llenas de belleza, lo cierto es que los locales están sufriendo porque no estaban preparados para un evento de esa naturaleza.
Hay muchísima gente a la que le gusta el frío, que soporta este clima inclemente que obliga a sacar del armario gruesa ropa de abrigo porque hace complicado realizar cualquier labor, pues se tiene que vestir capa tras capa para poder soportar el gélido ambiente que cala hasta los huesos, aunque increíblemente también hay personas que andan ligeras de ropa, sobre todo las más jóvenes, que parece que no sienten lo duro y tupido de lo helado y que visten, en pleno invierno, shorts, playeras y demás vestimenta que es raro ver en estos climas.
Por otra parte, también hay gente que disfruta del calor, que gusta de andar con ropas ligeras y bien hidratada, que soporta los candentes rayos del sol y portando siempre con el abanico en la mano; lo malo son los extremos, pues Aguascalientes se caracteriza ahora por tener un clima tan cambiante como el de estos días, donde nos congelamos por las mañanas y anocheceres, pero a mediodía un calor que hace obligado andar más frescos, lo que dispara, en mucha gente, las infecciones respiratorias que, en tiempos de pandemia como el actual, se pueden confundir con la infección del Covid-19 o de influenza, enfermedad igual de delicada.
Pero así es esto, ya deberíamos estar acostumbrados a los cambios tajantes del frío al calor, a la congelación, a las granizadas, a las lluvias, a los vientos y en una de ésas, hasta las nevadas, las que Aguascalientes ya ha vivido en años pasados.
En fin, calor o frío, no queda más que cuidarnos y en este clima actual, disfrutar de un rico cafecito o chocolate calientito al pasar de los días y que pronto podamos volver a ver el Sol en todo su esplendor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios están marcados con *