Redacción21/01/20224min719

‘Ojalá que el confinamiento funcione y el sacrificio de las empresas valga la pena’

Raúl González Alonso
Señala el CCEA.

“Esperamos que este sacrificio y esfuerzo que las empresas estamos haciendo sirva y que tenga esa ventaja o resultados que se esperan, porque el arranque para el sector empresarial está por demás complicado, si ya de por sí la mencionada cuesta de enero nos viene afectando desde años atrás, ahora iniciar con un confinamiento, que igual entendemos que tiene implicaciones positivas para frenar contagios, también nos vemos perjudicados de manera general”, expresó Raúl González Alonso, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

En ese sentido, el líder empresarial hizo especial hincapié en que las empresas siguen en una situación muy complicada, ya que el tema de la cadena de suministros sigue colapsada, es decir que aún sigue muy comprometida al grado de que todavía existe una gran escasez de productos y además continúan con un elevado costo.

Es importante mencionar que el desabasto continúa y no solamente son los chips o microcomponentes, sino que es el acero, la celulosa y hasta productos perecederos, pues reiteró que la situación sigue complicada en la cadena de suministro, lo que sigue afectando considerablemente el desarrollo de las empresas.

González Alonso manifestó que, ciertamente, es muy complicado definir porcentajes de afectación, ya que es en general para todas las empresas; por mencionar un ejemplo, en el sector automotriz el desabasto de un microcomponente puede implicar que una línea de producción se pare, pero en otras empresas la falta de un suministro quizás se pueda sustituir por otro con características similares, pero habrá algunos en los que difícilmente se pueda dar ese tipo de sustituciones.

Por lo tanto, es evidente que está todavía muy complicado el tema de la proveeduría, y se tiene que seguir trabajando en ello y buscando alternativas.

Reiteró, en ese sentido, que las empresas desde luego no están operando al 100%, para algunas es una verdadera calamidad, ya que una vez que se supone se regresó un poco a la normalidad y se está tratando de reactivar la economía, ahora lo que sucede es que algunas empresas ni siquiera pueden cubrir los pedidos que les están formulando porque no tienen los materiales necesarios para hacerlos, y esto abarca a varios giros, algunos como la construcción, manufactura, servicios, pues lo que pasa es que al momento que falta algún insumo básico, incide en muchos lados y puede ser en mayor o menor medida, según sea el caso, pero al final viene afectando a todos, concluyó.

 

SOB