Salud

Por fin una buena noticia para la población de México.
Ayer, coincidiendo en el marco del Segundo Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer Varela, dio a conocer que desde ayer mismo todos los servicios ofrecidos por los hospitales administrados por la SSA serán gratuitos.
Y vaya que es una buena nueva, pues podrán respirar aliviadas las personas que no cuentan con ningún servicio médico, que no están afiliadas a ninguna institución de Salud y que en esta época de crisis sanitaria no hallan dónde solventar su emergencia pues la mayoría no tiene un seguro de gastos médicos, acceso a instituciones privadas menos, y que con la cancelación del Seguro Popular tampoco tienen la facilidad de acudir a hospitales públicos, pero esto, según lo prometido, cambió ayer mismo.
La máxima autoridad de Salud en el país anunció que ayer entró en vigor la gratuidad en hospitales adscritos a la Secretaría de Salud, incluidas las unidades de tercer nivel como los Institutos Nacionales de Salud y los hospitales de Alta Especialidad y ayer mismo, en el Diario Oficial de la Federación se publicó que hay un acuerdo que extingue el pago de cuotas de recuperación en los servicios de hospitalización, consulta, procedimientos médicos o estudios auxiliares de diagnóstico en los hospitales federales, de alta especialidad e institutos nacionales de Salud sin importar el nivel socioeconómico.
Esto evidentemente viene a ser un respiro para muchos, pues la pandemia del coronavirus ha obligado a buscar atención médica a padecimientos no relacionados con este mismo en hospitales que no se han reconvertido en centros especializados Covid, y en muchos casos es un peregrinar para conseguir buena atención médica y a un precio que se pueda desembolsar sin afectar la economía familiar.
Ahora se podrá tener acceso a un óptimo servicio médico de todos los niveles y por consiguiente a, como se menciona líneas arriba, la realización de estudios como radiografías, exámenes de laboratorio y lo mejor, sin tener que comprobar con infinidad de documentos que no se tiene la solvencia necesaria para recibir atención en estas instituciones, que, hay que subrayarlo, desgraciadamente se encuentran al tope en la prestación de sus servicios, pues aunque la pandemia del coronavirus ya tiene varios meses en el país, la verdad es que no se le ha podido controlar y la atención médica ha sido el viacrucis de miles de mexicanos infectados, pero esto, si se cumple lo ofrecido por la SSA, está a punto de terminar.