Redacción07/02/20206min530

Usan calles y enjaulan sus autos

Debido a la creciente ola de inseguridad de la que la población hidrocálida es víctima, las personas optan por enjaular su patrimonio sin importar que, con esto, se invadan calles y banquetas.
Aguascalientes.- En los últimos años Aguascalientes se ha convertido en una de las ciudades elegidas por los citadinos que huyen de la contaminación y desorden urbano de sus lugares de origen, lo que ha permitido que el sector vivienda y comercial se vean beneficiados, no obstante, el incremento de la población y los altos índices de inseguridad en la entidad y la capital, lleva a algunos de construir sus 'jaulas' para sus vehículos, invadiendo aceras y hasta calles.
Hace tiempo el fraccionamiento Morelos I, ubicado al sur de la ciudad, fue blanco de la delincuencia, hubo una racha en la que se desató el robo de autopartes, cristalazos e incluso robo de vehículos, comenta Ricardo Ramos, habitante de dicho fraccionamiento y quien se vio en la necesidad de acondicionar un portón para su cochera, no obstante el vehículo con el que cuenta es de grandes dimensiones, por lo que tuvo que sacar el portón aproximadamente 40 cms., obstruyendo la banqueta. “Es la misma necesidad de seguridad la que nos hizo buscar la alternativa de hacer la cochera y resguardar nuestro patrimonio, ya antes nos habían robado un coche y ya no nos sentíamos seguros”. Fue el mismo Ricardo quien afirmó que actualmente el índice de inseguridad principalmente en su calle ha bajado, pues cuentan con mayor iluminación, además de convertirse en una de las más transitadas.
“Los vecinos y transeúntes son los más afectados, ya que se tienen que bajar al arroyo vehicular porque existen este tipo de adecuaciones que mientras se resguarda el patrimonio se exponen a las personas a que puedan ser atropelladas”.
Adentrándonos un poco más en el fraccionamiento antes mencionado, fue fácil encontrar más de tres casas-habitación que contaban con barandales prácticamente sobre la banqueta, hay quienes han tomado más espacio que otras. La calle Hermanos Bravo luce limpia y ordenada, con grandes y pequeñas fachadas, pudimos platicar con un vecino del lugar quien pidió omitir su nombre, pues es consciente de que “agarró” un pedacito para extender su cochera. “Yo sí sabía que al extender la cochera estaba invadiendo la zona urbana, pero vi que muchos lo hacían y pensé que no pasaría nada, ya que hay otros que agarran hasta más espacio, ya tengo 12 años desde que la modifiqué y nunca me han dicho nada”. La necesidad de hacer más grande la cochera fue porque no se podía cerrar el barandal cuando metía la camioneta y es como si quedara afuera, añadió.
“Es la misma situación de inseguridad la que ha obligado a la ciudadanía a modificar la infraestructura de los hogares y convertir las estéticas fachadas en cocheras enrejadas, hay quienes optan por estilizar barandales con delicados colores mientras que otros se limitan a poner un grande portón convirtiendo la imagen en una desapercibida bodega”.
Donde definitivamente esta recurrente acción es de lo más normal, es en el fraccionamiento Pozo Bravo Sur, específicamente en la calle Pozo de Platino, pues si contabilizamos las viviendas, suman más de 10 las que cuentan con barandales a la misma altura de la banqueta, es decir, a la mitad y al parecer no es rara tal situación, pues según el testimonio de uno de los habitantes, dice que construyó su cochera siguiendo la misma línea que ya llevaban las demás casas, por lo que considera que es normal y es parte de la infraestructura. En la misma situación se encuentran algunas casas en las calles Pozo de Zafiro y Pozo del Cobre en el mismo fraccionamiento.
Una de las avenidas más transitadas como es la Avenida Constitución, en el sentido de sur a norte, a la altura de los números 600, donde pudimos observar que existen desde casa-habitación hasta negocios que cuentan con cocheras modificadas y en su caso locales comerciales obstruyendo hasta medio metro de banqueta ante la vista de autoridades y vecinos sin que nadie les haya hecho alguna observación a decir de los mismos propietarios y vecinos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios están marcados con *